Miércoles, 28 de Junio de 2017 . Faltan 1909 días para la Madrugá del Viernes Santo

 

  1. Fundación de la Hermandad.

Nos encontramos en 1725, en una Ciudad Real que aspira a convertirse en la capital de la provincia de La Mancha, creada 34 años antes.La Fundación de la Hermandad tiene lugar en 1725, el 6 de enero concretamente, en la Sala Capitular del Convento de Nuestra Señora del Rosario de la Orden de Predicadores (Convento de los Dominicos o Convento de Santo Domingo, que estaba situado en la calle Compás de Santo Domingo.)

La imagen de Jesús Nazareno, por la que se funda la Hermandad, ya recibía culto con gran devoción antes de 1725 en dicho Convento de los Dominicos, en la Capilla de Santa Catalina y Santa Rosa, capilla ubicada entre las de Nuestra Señora de la Sentencia y las Once Mil Vírgenes, siendo procesionada (así data ya desde el Siglo XVI, y a esta época pertenece la leyenda de Sara la hebrea) por los dominicos la noche del Jueves Santo y fue cedida por los frailes a la Hermandad en 1725, autorizando dicha fundación los dominicos: Fray José de Santa Ana –Padre y Prior-, Fray Fernando de la Casa Sola –Maestro en Sagrada Teología-, Fray Luis de León –Superior-, Fray Bartolomé Hermoso, Fray José Caballero, Fray Andrés Martínez Ruiz, Fray Alfonso Calderón, Fray Diego Casero, Fray Bartolomé Rodríguez, Fray José de Güestos y Fray José María.

El primer Hermano Mayor fue nombrado el mismo día de la fundación de la Hermandad, D. Francisco Bustillo. También se nombraron a los Mayordomos cobradores de cera, D. José Bustillo y D. Diego Díaz Alejo, y al Muñidor, D. Juan Pozuelo.

La fundación de la Hermandad y sus correspondientes ordenanzas fueron aprobadas por el Maestro Fray Pedro de Rueda, Prior Provincial de Andalucía, el 12 de febrero de 1725 y ratificados por el Arzobispo de Toledo, Excmo. Emmo. Diego de Astorga y Céspedes.

Los frailes cedieron la imagen de Jesús Nazareno a la Hermandad mientras existiera dicha Hermandad y la misma cumpliera una serie de reglas y ordenanzas:

- La hermandad no podía tener más de 50 hermanos.

- En el momento de entrar a formar parte de la Hermandad, el nuevo hermano debía entregar un hacha de cera blanca de cuatro libras, hacha que se guardaría en un arca, teniendo una llave del arca el Hermano Mayor y otra el Mayordomo.

- Los Hermanos tenían la obligación de asistir con sus hachas encendidas a la procesión de Jesús Nazareno la noche de cada Jueves Santo, corriendo todos los Hermanos con los gastos de cera de la procesión.

- Desde el Jueves Santo debían asistir al Convento de los Dominicos dos hermanos de la Hermandad a velar el Santísimo Sacramento según el orden que se les estableciese, hasta la finalización de la procesión del Viernes Santo.

  2. La Hermandad en el Siglo XVIII.

Se tiene constancia según acta de graduación de cofradías del 21 de julio de 1727, establecida por el Vicario Visitador General de Ciudad Real y Campo de Calatrava sobre las procesiones y otras funciones eclesiásticas a las que debía acudir la Hermandad de Jesús Nazareno, que esta Hermandad figuraba en decimoctavo lugar.

En el Archivo Diocesano General de Toledo se conserva un legajo fechado en 1754 referente a una visita a Ciudad Real por el Vicario Visitador General de Ciudad Real y Campo de Calatrava, donde se hace una breve descripción sobre los bienes de la Hermandad: no tenía bienes ni renta alguna, sólo un hacha de cera blanca de cuatro libras que aportaba cada nuevo hermano al ingresar en la misma (la aportación de cera de cada hermano nuevo sigue siendo igual que en el año 1725).

En dicho legajo se hace también referencia a las dos procesiones del Nazareno: la cofradía celebraba una fiesta a la imagen de Jesús Nazareno con misa, sermón y posterior procesión por el claustro del Convento de los Dominicos el quinto domingo de Cuaresma (Domingo de Pasión), pagando por ello la Hermandad a la comunidad de dominicos 54 reales (se mantienen también los 36 reales por el sermón y 18 reales por la misa y procesión que se pagaban en 1725). La Hermandad hacía estación de penitencia con la imagen de Jesús Nazareno el Jueves Santo por la noche, asistiendo a la procesión la parroquia y música, corriendo todos los hermanos con los gastos de esta salida procesional.

En el año 1770 se elaboró un censo de población española por el Conde de Aranda, utilizado también para averiguar el número de cofradías, gremios y hermandades existentes y ver cuales poseían la licencia del ordinario y cuales la real y proceder luego a la supresión de aquellas que no contasen con ambas licencias. La realización de este censo se encomendó a los obispos, que recibieron las instrucciones oportunas para que, a través de los párrocos de sus respectivas diócesis, se recogiesen los datos requeridos de los diferentes lugares de las mismas de acuerdo con un formulario único.

En dicho censo se establece lo siguiente en relación con la Hermandad: "La Hermandad de Jesús Nazareno, aprobada por el Ordinario, hace una fiesta con sermón y misa, en la cual gastará el Hermano Mayor 150 reales más o menos, igualmente concurre a la procesión de Semana Santa, y la merma de cera que se gasta en los entierros de los hermanos ascenderá a otros 80 reales a un prudencial juicio, los cuales pagan asimismo dichos Hermanos Mayores." (Cultura y religiosidad popular en el s.XVIII.: Censo de Hermandades, Gremios y Cofradías del Conde de Aranda en la provincia de Ciudad Real, PRADO RAMIREZ, María del, Ciudad Real: Diputación Provincial, 1989 (Biblioteca de Autores y Temas Manchegos, 33)).

Del texto anterior se desprende un aumento de los 56 reales que se pagaban desde 1725, incluso en 1754, a los dominicos por la misa, sermón y procesión del Domingo de Pasión a unos 150 reales aproximadamente ya en 1770.

  3. La Hermandad en el Siglo XIX.

En el siglo XIX tuvo lugar la desamortización eclesiástica de Mendizábal, mediante la cual se pusieron en venta en pública subasta bienes previamente expropiados a la Iglesia. Este hecho afectó al desarrollo histórico de la Hermandad de forma notoria y propiciaría el posterior traslado de la Hermandad a la Iglesia de San Pedro.

En el año 1820 fue desamortizado el Convento de Santo Domingo, el cual se encontraba casi en ruinas, y los religiosos dominicos del convento se tuvieron que trasladar, aunque se mantuvo al culto la Iglesia del mismo a cargo del Rvdo. Juan Espejo.

A finales del año 1836 la Hermandad contaba con tan sólo ocho hermanos, los cuales no celebraban los cultos correspondientes a Jesús Nazareno. La imagen se encontraba todavía en el Convento de los Dominicos, que estaba ocupado por los movilizados y sus familias.

El párroco de San Pedro Rvdo. Andrés García y Ron solicitó permiso al Sr. Vicario para trasladar la imagen de Jesús Nazareno a la Iglesia de San Pedro. El permiso fue concedido y la imagen se puso a culto en la Capilla de San Juan Bautista (donde sigue permaneciendo actualmente) cuyo patrono era Francisco Medrano, sufragando la Parroquia de San Pedro las obras necesarias que hubo que hacer en dicha capilla.

La Hermandad vuelve a celebrar los cultos y procesiones correspondientes a partir del año 1837 en la Iglesia de San Pedro.

En el año 1853 la Hermandad contaba con cincuenta y seis hermanos, por lo que la limitación de 50 como máximo en el número de hermanos impuesta por los dominicos en 1725 al ceder la imagen para fundación de la Hermandad tuvo que desaparecer años anteriores de 1853. Lo más probable es que desapareciera en 1820 con la desamortización del Convento y el posterior traslado de la Hermandad a la Iglesia de San Pedro en 1836.

Este año se produzco un enfrentamiento entre varios hermanos de la Hermandad con el párroco de San Pedro. Veintinueve hermanos de la misma solicitaron al Arzobispado de Toledo trasladar la Hermandad y la imagen del Nazareno a la Parroquia de Santa María del Prado, Catedral de Ciudad Real actualmente. La solicitud de estos veintinueve hermanos no fue admitida por el Arzobispado de Toledo y la Hermandad continuó en la Iglesia de San Pedro.

En 1853 la Hermandad del Nazareno organizó una Solemne Función en honor a Jesús el Domingo de Pasión (quinto domingo de cuaresma) con panegírico, toque de órgano y exposición publica del Santísimo Sacramento.

Se tiene constancia según fondos documentales de quienes fueron Hermanos Mayores en estos años: D. Rafael Úbeda, D. Joaquín García y D. Rafael Bustos.

El 4 de junio de 1876, Domingo de Pentecostés, se promulgan en Ciudad Real las Letras Apostólicas mediante las cuales Su Santidad el Papa Pío IX creó el 18 de noviembre de 1875 el Obispado Priorato de las Ordenes Militares de Ciudad Real, siendo necesario transformar la parroquia de Santa María en la actual Catedral, pasando a ser la Sede de la Diócesis en 1877, año en que uno de los primeros canónigos de la Catedral, el maestrescuela Fernando de la Hermosa, redactó unos Estatutos para la Hermandad de Jesús Nazareno que estuvieron vigentes durante 38 años, desde 1877 hasta 1915, año en que serían reformados.

  4. La Hermandad en el Siglo XX.

A principios del siglo XX nos encontramos con una Hermandad próspera cuya imagen titular tiene una gran veneración y arraigo en la ciudad, veneración que comparte con la Virgen del Prado, patrona de Ciudad Real.

En 1911, siendo Hermano Mayor Miguel Espadas y Segundo Hermano Mayor Manuel Lázaro, son 500 los hermanos de Jesús Nazareno.

En este año de 1911 se tomó el acuerdo de dividir en dos tramos a los hombres y mujeres que alumbraban en la procesión. Las mujeres irían delante, del primer al segundo estandarte y los hombres irían desde el segundo estandarte hasta el paso del Cristo. Hasta ese año los hombres y mujeres iban mezclados en las filas, sin hacerse esta distinción de tramos, división que tampoco se mantiene en la actualidad.

En el periódico Vida Manchega del día 11 de abril del año 1912, al hablar de la procesión de Jesús Nazareno se indica que se contaron más de 700 luces entre velas y cirios.

En 1915 se produjeron varios cambios en la Hermandad. Se procedió a reformar los Estatutos que en 1877 redactara para la Hermandad de Jesús Nazareno el canónigo de la Catedral Fernando de la Hermosa.

También se estrenó un artístico paso para procesionar a Jesús, obra del escultor valenciano Federico Zapater, que llegó a Ciudad Real el 19 de marzo de 1915, y se introdujo la túnica como indumentaria obligatoria para la noche del Jueves Santo, teniendo en cuenta que solo la podían vestir los hombres (así se refleja en la Revista Fiesta de Semana Santa de ese año). Las mujeres no tenían permitido formar parte de las filas durante la estación de penitencia del Jueves Santo, sólo podían acompañar a Jesús Nazareno en la procesión del Domingo de Pasión. Los hermanos portaban cirio para alumbrar, siendo sustituido el cirio por un farol de acetileno con el paso de los años y en la actualidad se utiliza farol eléctrico.

Hasta 1915 Jesús Nazareno era portado por cuatro hermanos que introducían en el Convento de las Concepcionistas Franciscanas (Convento de las Terreras) a la imagen, donde las monjas cantaban un miserere. A partir de 1915, al adquirir la Hermandad un nuevo trono al valenciano Zapater, la imagen ya no pudo entrar en la iglesia, pero paró frente al torreón con celosía del convento, siendo éste el origen de que las demás cofradías vuelvan el paso hacia el convento cuando llegan a la plaza de Santiago.

En 1915 tiene lugar la segunda modificación en la historia de la Hermandad relativa al itinerario del Domingo de Pasión. Cuando se fundó la Hermandad en 1725, ésta quedó obligada a continuar celebrando la procesión que los Dominicos hacían con Jesús por el claustro de su convento. En 1836, con el traslado de la Hermandad y la imagen del Convento de los Dominicos a la Iglesia de San Pedro, esta procesión comenzaría a realizarse alrededor de esta parroquía hasta 1915, año en que se alargó el itinerario para abarcar también las Calles Carlos Vázquez (antigua Cuchillería), General Aguilera y Mejora. El itinerario actual, mas amplio, puede considerarse como la tercera modificación sustancial en el recorrido del Domingo de Pasión.

La última novedad de este año de 1915 fue el estreno de dos gallardetes en terciopelo morado bordados en oro con pedrería y rematados con flecos de oro.

El siguiente texto está extraído del catálogo monumental de Ciudad Real del año 1917, elaborado por D. Bernardo Portuondo, y hace referencia a la Capilla de San Juan Bautista: "Doña Juana Manzolo Treviño de Loaisa construyó la Capilla de la Nave del Evangelio en tiempos de los Reyes Católicos, según consta en el escudo que corona su portada, dedicándola a San Juan Bautista, cuya imagen se ve en la jamba derecha del arco de entrada Se venera en ella la imagen de Jesús Nazareno que perteneció al antiguo y arruinado Convento de Santo Domingo. Tiene esta capilla bóveda de crucería, y su portada la forma un arco cubierto en el intrados y jambas, a guisa de adornos, de caratúlas, florones, faunos y figuras que pudiéramos llamar dantescas o de aquelarre, con más fuerza de expresión y tendencia ascética que buen gusto, entre las que abundan calaveras y otras semejantes destinadas, sin duda, a recordar la muerte y las penas eternas. Todas esas figuras van en pequeños casetones o recuadros."

En el año 1918, siendo Hermano Mayor Manuel Messía de la Cerda y 2º Hermano Mayor D. Rafael Cárdenas Chacón, se reformó el paso adquirido en 1915 al escultor Federico Zapater, que iba pintado en oro, por Wenceslao Muñoz bajo la dirección de Ángel Andrade, que lo pasaron a plata. La imagen de Jesús, que iba sobre una peana, se situó sobre en el paso sin ella y se eliminaron las figuras que seguían a la imagen de Jesús Nazareno, excepto los ángeles, que se mantuvieron. Wenceslao Muñoz pintó un estandarte al óleo que fue estrenado también en 1918. En ese mismo año, la Banda Municipal acompañó a Jesús Nazareno por primera vez, anteriormente siempre fue en silencio. La camarera Josefina Aguirre de Medrano regaló una lámpara eléctrica a imitación de la del Gran Poder de Sevilla para la Capilla de Jesús Nazareno en 1918.

En 1918 la Hermandad contaba con 300 hermanos, de los cuales 180 vestían la túnica establecida tres años antes la noche del Jueves Santo. La cuota de hermano de 1918 estaba fijada en 2 pesetas anuales y daba derecho a 12 antorchas, al pago de funerales a costa de la Hermandad y a 4 misas en la Capilla de Jesús según dispusiera la familia dentro del novenario del fallecimiento correspondiente. Los hermanos estaban obligados a asistir anualmente a los actos que la Hermandad celebraba el Domingo de Pasión en la Iglesia de San Pedro, destacando una entre éstos una comunión general.

Se tiene constancia que en 1918 la función solemne del Domingo de Pasión la ofició el cura de Valverde Rvdo. Agustín Moreno Luján.

En el año 1924 la capilla de San Juan Bautista, donde se ubica Jesús Nazareno, es dedicada a Jesús Nazareno al extinguirse el anterior Patronato. Con motivo de tal dedicación fue restaurada con marmol negro y jaspeado en el friso, y rico dorado en el retablo.

Debido a las lluvias que tuvieron lugar el Jueves Santo de 1925 y de 1928, Jesús Nazareno cambió su estación de penitencia al Viernes Santo por la noche, junto a la Hermandad de la Virgen de la Soledad, Hermandad que actualmente siempre realiza su estación de penitencia el Sábado Santo por la tarde-noche.

En 1928 Jesús Nazareno estrenó una túnica bordada en oro por Madre Isabel María, de las Hijas de María Inmaculada, regalada por Josefina Aguirre de Medrano.

En la Revista editada por la Asociación de Cofradías de la Semana Santa en 1930, siendo hermano mayor D. Juan Medrano y Rosales, se indicaba que la salida de Jesús fue a las 11 de la noche.

En 1933 la Hermandad tenía un presupuesto de 1.000 pesetas aproximadamente, 220 hermanos y la cuota anual era de 5 pesetas. La Junta Directiva de este año la componían Juan Medrano y Rosales, Hermano Mayor, Eduardo Gallego, 2º Hermano Mayor, Luciano Santillán, Secretario, Pedro Maeso, Vicesecretario y Rafael Cárdenas, José Antonio Contreras y Aurelio Bermejo como Vocales. El capellán era el Rvdo. José María Gómez y García Muñoz. Por está época era costumbre que en la procesión unos músicos tocaran el Miserere.

En el año 1935 tuvo lugar la última estación de penitencia de la Hermandad hasta que comenzara su reorganización en 1939, una vez finalizada la Guerra Civil Española.

En 1936, con el inicio de la guerra, fue destruida la imagen titular de la Hermandad y todo el patrimonio de ésta. Solo se salvaron los dos gallardetes en terciopelo morado bordados en oro con pedrería de 1915, la túnica de Jesús bordada en oro por Madre Isabel María en 1928, y el estandarte pintado al óleo en 1918 por Wenceslao Muñoz.

  5. La Hermandad en el Siglo XX.

Al finalizar la Guerra Civil, cuando todavía no habían pasado ni tres meses desde su terminación, un grupo de antiguos hermanos mayores se reunieron en el domicilio de D. Enrique Pérez, hermano mayor de la Virgen de la Soledad, para reorganizar la Semana Santa de Ciudad Real, acudiendo D. Luciano Santillán, Secretario de de la Hermandad en 1933, en representación de Jesús Nazareno.

En 1939 D. Ramón Prado y D. Luciano Santillán, éste último como Hermano Mayor, se encargaron de las gestiones oportunas para la reorganización la Hermandad.

En 1940, la Hermandad participó con el escaso patrimonio que se había logrado salvar de la guerra en la única procesión general celebrada este año en nuestra ciudad la tarde del Viernes Santo, desfilando detrás de la Hermandad de Jesús Caído y antes de la del Cristo del Perdón y de las Aguas.

En el año 1941 la Hermandad contaba con 167 hermanos y se reunió y acordó que en la Semana Santa de ese año procesionaría de nuevo la noche del Jueves Santo con una imagen provisional de Jesús. Así se hizo, y la Hermandad volvió a cumplir con su estación de penitencia a las 22:30 horas del Jueves Santo del año 1941 con la imagen de un Jesús Nazareno provisional.

La Junta de Gobierno dirigida por el Hermano Mayor D. Luciano Santillán se planteó la adquisición de una nueva imagen de Jesús Nazareno, pero la Hermandad contaba con tan sólo 167 hermanos que pagaban una cuota anual de 5 pesetas. Los ingresos de este año fueron de 525 pesetas, frente a los gastos de 618 pesetas, por lo que el 28 de octubre de 1941 D. Emiliano Morales Rivera, párroco de San Pedro y Arcipreste de Ciudad Real, se presentó en el estudio del escultor Antonio Illanes Rodríguez, en la calle Susillo número 9 de Sevilla y quedó impactado por la imagen de un nazareno, el cual adquirió cuando comprobó la imposibilidad de hacerlo la propia Hermandad a raíz de la situación económica en la quedó debido a la guerra.

En su viaje a Sevilla fue acompañado del pintor sevillano D. José Martínez de Cid y del catedrático del Instituto de Enseñanza Media de Algeciras Sr. Monzón. D. Emiliano Morales adquirió la talla por la cantidad de 7.000 pesetas, pagando 2.000 al formalizar el contrato. Las 5.000 pesetas restantes se pagarían en cuatro letras mensuales a partir del mes de diciembre de 1941. El escultor aceptó la propuesta y D. Emiliano se desplazó de nuevo a Sevilla en diciembre de 1941, y el día 10 realizó el contrato de compraventa.

En marzo de 1942 llegó a Ciudad Real la actual imagen de Jesús Nazareno, obra del sevillano Antonio Illanes Rodríguez, que fue recibida con gran entusiasmo dado el buen trabajo realizado por el escultor. Para la primera salida procesional de la nueva imagen el Domingo de Pasión de 1942 se tuvo que modificar la túnica de 1928, recortando la cola para poder besarle el pie a la nueva imagen de Illanes, dado que está en posición de marcha al contrario que la antigua imagen. La banda que acompañó este Domingo de Pasión a Jesús Nazareno fue la Banda de Cornetas y Tambores de la Sindical, que cobró 25 pesetas. El recorrido del Domingo de Pasión de este año 1942 fue el siguiente: Mejora, Plaza del Pilar, General Aguilera, Plaza del Generalísimo, María Cristina, Calatrava, Paloma y Dorada. Jesús Nazareno procesionó de nuevo el Jueves Santo sobre unas andas portadas por catorce hombres a un hombro por fuera, portadores que recibieron 8 pesetas cada uno.

A partir de este año 1942 Jesús Nazareno fue acompañado en su estación de penitencia del Jueves Santo por un sexteto de música de capilla, costumbre que se mantuvo durante algunos años.

Al igual que ocurriera en 1925 y 1928 por causa de la lluvia, Jesús Nazareno no puede realizar su estación de penitencia el Jueves Santo de 1944, realizándola junto a la Hermandad de la Soledad el Viernes Santo por la noche. Lo mismo ocurriría en 1947.

Cinco años mas tarde desde la primera salida procesional de la imagen, en 1947, fue estrenado por la Hermandad un nuevo paso para el Cristo encargado en 1945. Éste fue tallado y dorado por el madrileño Vicente de Cos, al que se le adquirió por un importe de 10.000 pesetas. El paso fue llevado a hombros durante los años 1947, 1948 y 1949, pasando en el año 1950 a ser llevado a ruedas en un chasis adquirido a D. Antonio Vidal.

En 1949 sucedió a D. Luciano Santillán (1939-1948) como hermano mayor D. Juan Antonio Saúco Gabaldón. La Hermandad estrenó cuatro cantoneras plateadas para la cruz que porta Jesús Nazareno durante sus salidas procesionales. Las cantoneras fueron adquiridas por mediación de la Casa de artículos religiosos de D. José Mur (estaba ubicada en la C/ Feria c/v a C/ María Cristina) a la Casa de Arte Granda de Madrid, y donadas por Saúco Gabaldón, Hermano Mayor . También se adquirieron en la Casa Mur cuatro faroles plateados para las cuatro esquinas del paso de Jesús, faroles que forman parte del paso en la actualidad al igual que las cantoneras. El último estreno de 1949 fue un estandarte adquirido también a la Casa Mur. El paso de Jesús Nazareno, portado a hombros, pasa a ser llevado a ruedas en 1950.

En 1952 Jesús Nazareno se une al Santo Entierro el Viernes Santo por la tarde-noche al no realizar su salida el Jueves Santo debido a la lluvia. En este año la Comisión Permanente de Semana Santa realizó un documental sobre nuestra celebración pasional por la empresa España actualidades, para fomentarla en toda España. Como se tuvo que suspender la estación de penitencia del Jueves Santo se tuvieron que realizar gestiones con el Obispo Prior Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Emeterio Echeverría Barrena para que autorizara la salida de la Hermandad en la procesión oficial del Santo Entierro, y así quedó reflejado en el documental. Jesús Nazareno procesionó detrás del Niño Jesús que abría antiguamente ésta procesión.

D. Cristóbal Martínez Bordiú, Marqués de Villaverde, fue nombrado Hermano Mayor Honorario en el año 1955, recibiendo dos medallas de plata de la Hermandad. La noticia apareció el día miércoles 16 de marzo de 1955 en el Diario Lanza. La Comisión que se desplazó a Madrid estuvo integrada por el Hermano Mayor Don Rafael Cárdenas Ballester, Don Antonio Ballester Fernández, Don Federico Fernández, Don Hermenegildo Gómez de la Torre, Don Lorenzo Gómez Moreno y Don Vicente Rodríguez. Dicho acto quedó reflejado en un artístico pergamino.

El 7 de abril de 1955, siendo Hermano Mayor D. Rafael Cárdenas Ballester, se realizan por primera vez 5 meditaciones sobre la Pasión en la estación de penitencia del Jueves Santo. Estas 5 meditaciones fueron a cargo del Padre del Corazón de María Sr. Sanabria y tuvieron lugar en la Calle Lirio, Plaza de Agustín Salido, Audiencia, Toledo y Terraza del Casino. También este año de 1955 fue la primera vez que el Nazareno pasó por el Convento de las Hermanas de la Cruz. Tanto las meditaciones como el paso del Cristo por el Convento de las Hermanas de la Cruz son costumbres que se mantienen en la actualidad.

En los años 1955 y 1956 la imagen de Jesús Nazareno presidió el Sermón de la Pasión pronunciado por el Obispo-Prior Juan Hervás y Benet el Jueves Santo por la noche a partir de las 23:30 horas. El Sermón tuvo lugar en la antigua Plaza del Generalísimo y tras su finalización comenzó la procesión.

En el pregón de 1956 D. Julián Alonso dijo que antiguamente Jesús subía en su recorrido en la noche del Jueves Santo por la calle Dorada, llegaba a la plazuela de San Francisco y bajaba por la calle de la Palma a la de la Mata. La costumbre de quemar bengalas al paso de la imagen de Jesús Nazareno mantenida durante años se suprime en el año 1956 por el Hermano Mayor de a quel año, D. Rafael Cárdenas Ballester.

D. Francisco Pérez hizo en su pregón de Semana Santa del año 1957 referencia a la antigüedad de la Hermandad.

En el año 1958 Nuestro Padre Jesús Nazareno estrenó para procesionar una túnica de cola bordada en oro en la Casa Julián Cristóbal de Madrid.

En 1959 se produjo un robo en el camarín situado tras la hornacina que alberga al Nazareno, camarín hasta el cual accedían los fieles y devotos para besar el talón del Cristo y donde éstos depositaban sus limosnas en un cepillo. El delicuente a rrepentido devolvió el dinero y lo depositó debajo de la túnica del Nazareno. El camarín fue eliminado en los años setenta.

Durante algunos años de finales de la década de los setenta y comienzos de la de los ochenta, una banda de cornetas y tambores acompañó a Jesús en su estación de penitencia del Jueves Santo.

En el año 1984 es nombrado hermano mayor D. Francisco Lucendo Abenójar, cargo que ocupó hasta el año 2000, cuando falleció.

En 1989 se procede a la restauración de la imagen por las Monjas Mínimas de Daimiel, que le tallaron también la actual corona de espinas.

Un estandarte fue estrenado en 1990 a raíz de la donación del hermano Francisco Henríquez de Luna y Medrano. El estandarte fue confeccionado por Juan Ojeda en Écija, con orfebrería de los hermanos Ángulo, de Córdoba. Este mismo año el paso de Jesús Nazareno comenzó a ser portado a costal.

En el año 1991, Jesús Nazareno es portada de la guía de la Semana Santa de Ciudad Real.

Al igual que en 1990, Jesús Nazareno es portado a costal también en 1991, hasta que en 1992 se cambió a dos hombros, así hasta el año 2000. En el 2001 de nuevo se portó a costal, hasta la fecha.

En el año 1998 se añade como segundo titular de la Hermandad a Maria Santísima del Amparo en su Gracia y Esperanza, imagen cuya adquisición y culto está previsto para un futuro. Por ello, en mayo de 1998 se modificaron los Estatutos de la Hermandad, siendo aprobadas por el Sr. Obispo Prior de Ciudad Real el 28 de agosto del mismo año.

La Congregación de las Hermanas de la Cruz son nombradas Camareras de Honor de Jesús Nazareno en marzo de 1998, entregándoles la Hermandad un cuatro con la imagen de Jesús y un pergamino en el que se hacía mención al citado nombramiento, agradeciendo los cantos que todos los Jueves Santos dedican al Nazareno cuando este las visita en la puerta de su convento en la Plaza de Santiago.

  6. La Hermandad en el Siglo XXI.

El 19 de febrero 2000 es bendecida la imagen de Jesús Cautivo de la Hermandad del Prendimiento de Ciudad Real. Jesús Cautivo llevó las potencias de nuestro titular durante su estación de penitencia de ese mismo año, recibiendo nuestra Hermandad una medalla de oro conmemorativa por parte de la Hermandad del Prendimiento, entregada en el concierto que ofreció la Agrupación Musical Vera-Cruz de Jaén al finalizar el acto de bendición de Jesús Cautivo. Todos los años, la Hermandad del Prendimiento realiza un saludo a la Hermandad del Nazareno. El paso de Jesús Cautivo es vuelto hacia la Puerta del Perdón de San Pedro cuando el Prendimiento pasa por la calle Ruiz Morote cada Domingo de Ramos dentro del recorrido de su estación de penitencia y camino ya de vuelta a su barrio para finalizar la procesión. El buen hacer de la cuadrilla de costaleros y sus capataces quedan reflejados en las maniobras que han de realizar para ejecutar el saludo.

El 17 de marzo de 2000, en la Casa-Hermandad, inagurada el 17 de diciembre de 1999, tuvo lugar la presentación oficial del cartel de la Hermandad para la Semana Santa del año 2000, siendo este año la primera vez que se realizaba dicho acto.

El Domingo de Pasión del 2000 se bendice un retablo cerámico de Jesús Nazareno por el consiliario de la Hermandad y párroco de San Pedro, Rvdo. Sr. D. Alfonso Cabezuelos Cano. Se realizó en la alfarería de Santa Ana en Sevilla y se colocó a espaldas de la capilla del Nazareno, en la plaza donde está la Cámara de Comercio, en la calle Lanza, siendo donado por la cuadrilla de costaleros. La banda de cornetas y tambores Ntra. Sra. del Prado puso el toque musical a este acto. La procesión del Domingo de Pasión de este año 2000 no puede realizarse por causa de la lluvia, realizándose unas cuantas chicotás en el interior del templo.

El Jueves Santo del 2000 Jesús Nazareno estrenó túnica corta talar color vino en terciopelo donada por las camareras del Cristo, dejando visibles sus pies durante su estación de penitencia por primera vez en la la historia de la Hermandad, pues anteriormente siempre había procesionando con túnicas de cola. Inició su recorrido a las 00:00 horas, haciendo su entrada en el templo cuatro horas más tarde. Procesionó en un paso de nueva factura, que estrenaba este año frontal en plata.

Una vez transcurrida la Semana Santa, la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno se trasladó al Convento de las Hermanas de la Cruz situado en la Plaza de Santiago, con motivo de las obras de iluminación y acondicionamiento del interior de la Capilla que se iban a efectuar. Allí permaneció hasta el mes de septiembre, en el que volvió a su Capilla de San Pedro.

El 27 de mayo de 2000, una representación de la Hermandad acudió a los actos organizados por la Cofradía de Ntro. Padre Jesús Nazareno de la vecina localidad de Miguelturra, que celebró el 300 aniversario de su fundación. Se hizo entrega de un cuadro con la imagen de nuestro Titular. El 10 de junio de 2000, una representación de la Junta de Gobierno se traslada a Valladolid para hermanar a las Cofradias Penitenciales de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Valladolid y de Medina del Campo.

En el año 2000 se nombran Hermanos Mayores Honorarios a D. Francisco Lucendo Abenojar y D. García Santillán de los Ríos.

El 16 de marzo de 2001 tiene lugar, a cargo de D. Emilio Martín Aguirre, Presidente de la Asociación de Cofradías, el pregón de la Hermandad en el 60 aniversario de la llegada a Ciudad Real de la actual imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

En el 2001 se celebra el 60 aniversario de la llegada de Jesús Nazareno a Ciudad Real, organizándose una procesión extraordinaria la tarde-noche del sábado anterior al Domingo de Pasión, acompañando al Señor, en su estación de penitencia representantes de hermandades ciudarrealeñas y del resto de España. La Hermandad estrenó dos campanas de procesión en plata de Cristobal Martos (Málaga) que llevan los hermanos que van organizando la procesión y seis cetros también de Cristóbal Martos.

En mayo de 2002 , la Asociación de Cofradías de la Semana Santa de Ciudad Real editó el número 3 de la colección "Cuadernos Cofrades", dedicado al pregón conmemorativo en el sesenta aniversario de la actual imagen de Jesús Nazareno, que tuvo lugar el viernes 16 de marzo de 2001. En marzo de 2004 editó el número 6, dedicado a la leyenda de "La Conversión de la Judía Sara", por D. Rafael Cantero Muñoz. En el número 4, correspondiente al año 2004, se recogen varios artículos del cronista D. Julián Alonso Rodríguez relativos a la historia de la Hermandad.

En el año 2004, la procesión del Domingo de Pasión cambia su horario a las 19:00 horas, aunque no puede realizarse por causa de la lluvia. También se estrenaron nuevos faldones para el trono.

El 16 de julio de 2005 una representación de la Junta de Gobierno de la Hermandad participó en la procesión de la Virgen del Carmen, como ya ocurriera en el año 2000.

En Octubre de 2005 D. Francisco Muñoz Torija se convierte en capataz del paso.

El 28 de noviembre de 2005 la Junta de Gobierno de la Hermandad solicita a la Asociación de Cofradías de la Semana Santa de Ciudad Real la salida de Jesús Nazareno a las 00:00 horas del Viernes Santo en lugar de las 22:00 horas del Jueves Santo, para dar cumplimiento a lo establecido en los Estatutos de la Hermandad. La Asociación de Cofradías aprueba la petición.

Desde el año 2008 la Agrupación Musical Nuestra Señora de Los Reyes, de Sevilla, acompaña musicalmente a la Hermandad durante la salida del Domingo de Pasión, habiendo dedicado D. Mario Infante Jurado una composición musical a la Hermandad: A Tus Pies, Padre Nazareno.

(C) Año 2011. Hermandad del Nazareno. Todos los derechos reservados.

La Hermandad no se hace responsable de los comentarios en los Blogs activos.

CASA - HERMANDAD
Alfonso X El Sabio 2, 1ºA
13001 - Ciudad Real